ClassPass, cómo la fundadora Payal Kadakia aprendió el arte de pivotar

La fundadora de ClassPass, Payal Kadakia, explicó cómo aprendió el arte de pivotar cuando creó su empresa.

ClassPass, la fundadora Payal Kadakia aprendió el arte de pivotar
ClassPass, la fundadora Payal Kadakia aprendió el arte de pivotar

La fundadora de ClassPass, Payal Kadakia, explicó cómo aprendió el arte de pivotar en el momento en que creó su empresa. En este sentido, decidió compartir cómo logró identificar el modelo de negocio para su empresa de fitness y algunos consejos para los emprendedores novatos.

ClassPass, cómo la fundadora Payal Kadakia aprendió el arte de pivotar

Cuando Payal Kadakia empezó a estudiar en el Instituto Tecnológico de Massachusetts en 2001, comenzó su andadura empresarial, aunque en ese momento no lo sabía.

Aunque la fundadora de ClassPass se sintió atraída por la universidad por su prestigio y rigor académico, le decepcionó que el campus no contara con un grupo de danza india que actuara en su estilo. Así que fundó una, que sigue existiendo hoy, 20 años después. Este mismo afán por resolver problemas la llevó a lanzar su propia empresa en 2013.

«Es esta iniciativa», dijo sobre el instinto empresarial que descubrió. «Es esa sensación de ‘quiero hacer algo'». Como la mayoría de los empresarios, el camino de Kadakia no siempre ha sido fácil. Por ejemplo, después de alcanzar una valoración de 1.000 millones de dólares, ClassPass pasó apuros junto con todos los demás gimnasios y estudios de fitness vacíos al comienzo de la pandemia. Luego, en octubre, ClassPass anunció que sería adquirida por Mindbody.

He aquí tres lecciones que aprendió en el camino y que contribuyeron a su éxito.

Fijación de plazos: la experiencia de Payal Kadakia

Cuando Kadakia se graduó en el MIT, aceptó un trabajo en Bain Capital y continuó bailando de forma paralela. Con el tiempo, se cambió a un trabajo en la industria musical que le proporcionaba un horario más estable para poder compaginar mejor su pasión por la danza. Pero seguía sintiendo que había un camino más adecuado para ella. La idea de emprender le intrigaba. Se dio dos semanas para ver si tenía una idea que pudiera convertir en su propio negocio.

«Todo el mundo me pregunta siempre: ‘¿Por qué te has dado dos semanas? «No quería perder el tiempo. Sentí que si tenía que pensar en algo en quince días, me concentraría en ello y vería si podía hacerlo. Y si no, me iría a buscar otra opción profesional en las artes o en algún otro lugar del entretenimiento que pudiera combinar mi lado comercial y creativo».

Ignorar las falsas señales de éxito

Payal Kadakia comenzó su negocio como un motor de búsqueda llamado Classtivity, y finalmente aterrizó en el acelerador Techstars. Pero después de gastar medio millón de dólares en construir la empresa, descubrió que no era un éxito instantáneo. Cuando el sitio se lanzó el día de la demostración, no llegó ninguna reserva. «Era como los grillos», admitió.

Esto obligó a Payal Kadakia a replantearse su estrategia. «Fue entonces cuando me convertí en empresaria», dijo. Hasta entonces, tenía muchas lo que ella llama «falsas señales de éxito». Entre ellos, el apoyo de su entorno, el éxito en la recaudación de fondos, la buena prensa, los seguidores y las direcciones de correo electrónico. Todos ellos le dieron a ella y a su equipo la sensación de que la empresa tenía éxito. «Pero lo único que realmente importaba», subrayó, era «que alguien fuera a clase, lo que se traducía en ingresos para mi empresa y, obviamente, en ingresos para nuestros socios».

Estar preparado para pivotar

Payal Kadakia probó algo nuevo: la empresa creó un nuevo producto, «Classtivity Passport», que permitía a los usuarios probar diferentes clases de fitness durante un periodo de 30 días. Fue un éxito, pero aún necesitaba algunos retoques. Ella y su equipo se dieron cuenta de que los clientes se inscribían en el servicio con varias direcciones de correo electrónico para obtener nuevas clases gratuitas. Fue entonces cuando desarrollaron el modelo de inscripción recurrente de la empresa, que sigue existiendo en la actualidad.

«La gente se enamoró de la idea del descubrimiento, y eso fue algo que acabamos comprendiendo que era muy importante», reveló Kadakia. «A día de hoy, cuando la gente pregunta: «¿Cuál es la magia de ClassPass? Esto es todo».

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¿Qué piensas?

McDonald's recupera un acuerdo del ex director general Easterbrook

McDonald’s recupera un acuerdo de 105 millones de dólares del ex director general Easterbrook