Choque espacial entre Jeff Bezos y Elon Musk, el negocio de Internet por satélite

La empresa ha presentado una demanda federal contra la adjudicación por parte del gobierno estadounidense de un contrato de 2.890 millones de dólares a SpaceX, de Elon Musk.

jeff bezos

Dos de los hombres más ricos del mundo, Jeff Bezos y Elon Musk, vuelven a enfrentarse por el dominio del cosmos, centrándose en el pequeño negocio de Internet por satélite.

Choque espacial entre Jeff Bezos y Elon Musk, el negocio de Internet por satélite

La última batalla sigue a las noticias de la semana pasada centradas en Blue Origin de Jeff Bezos. La empresa ha presentado una demanda federal contra la adjudicación por parte del gobierno estadounidense de un contrato de 2.890 millones de dólares a SpaceX, de Elon Musk, para futuros alunizajes. La demanda federal se presentó en forma de carta entregada por Amazon a la Comisión Federal de Comunicaciones y alega que los planes de SpaceX para su red Starlink violan las normas de despliegue de satélites.

Sistema Kuiper de Amazon y SpaceX

La filial de Amazon, Kuiper Systems, que no forma parte de Blue Origin, es un rival del Starlink de Musk y se fundó en 2019 como una «constelación» de Internet de banda ancha por satélite que podría, de hecho, proporcionar conectividad a Internet de banda ancha desde el Espacio. El servicio beta de Starlink está actualmente operativo en Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Alemania, Francia y otros nueve países, según un tuit publicado recientemente por Elon Musk.

Starlink tiene una ventaja significativa sobre Amazon, ya que puede contar con más de 100.000 terminales de clientes, llamados «Dishy McFlatface» por SpaceX. La compañía, según Elon Musk, envió los terminales a principios de agosto y ofrecen velocidades de descarga de unos 50 mbps.
Amazon Kuiper Systems, por su parte, obtuvo la aprobación de la FCC en 2020 para construir una constelación de satélites de órbita terrestre baja (LEO) que puedan proporcionar «un servicio de banda ancha fiable y asequible a comunidades desatendidas y subatendidas de todo el mundo».

Amazon también ha dicho que invertirá más de 10.000 millones de dólares en el proyecto Kuiper durante un periodo de tiempo no especificado.

Pero Elon Musk quiere llevar su ventaja pionera más allá, y para su segunda generación de satélites, SpaceX ha anunciado dos posibles sistemas y medios de entrega, y luego ha pedido permiso a la FCC para hacer lo que sea mejor (y más barato) para ellos en el futuro. La diferencia entre las dos configuraciones denominadas se reduce a la forma en que Starlink dispondrá sus 30.000 satélites. De hecho, Starlink propone utilizar su nuevo vehículo Starship (totalmente reutilizable e ideal para la elevación de cargas pesadas) o, si no está disponible todavía, la familia de cohetes Falcon 9, más pequeña pero «fiable», que ya ha realizado con éxito más de 100 misiones.

Amazon se opone a la iniciativa de Elon Musk

La iniciativa de Elon Musk, sin embargo, provocó la disconformidad de Amazon.

A este respecto, Tim Farrar, presidente de la empresa de investigación y consultoría TMF Associates de California, informó: «SpaceX describió dos posibles sistemas y pidió permiso para elegir más tarde. Dado que la elección afectará a la forma en que Amazon gestiona (y quizás incluso diseña) su propio sistema, es comprensible que la empresa esté molesta.»

Así pues, Amazon, en su carta a la FCC, afirma que «el innovador enfoque de SpaceX de solicitar dos configuraciones mutuamente excluyentes es contrario tanto a las normas de la Comisión como a la política pública, ya que deja sin determinar casi todos los detalles importantes -como la altitud, la inclinación e incluso el número total de satélites-, la solicitud de SpaceX no supera todas las pruebas de esa sección».

Elon Musk, respondiendo al tuit de un periodista sobre la carta de Amazon a la FCC, escribió:

«Resulta que Bezos [sic] se retiró para dedicarse a tiempo completo a presentar demandas contra SpaceX.»

Sin embargo, Amazon no es la única empresa que tiene un problema con el enfoque de SpaceX para desplegar su constelación Starlink. Spacenews informó en julio de que el operador de satélites Viasat había visto cómo un tribunal federal de apelaciones rechazaba su petición de impedir que SpaceX ampliara su mega constelación Starlink.

Enfrentamiento entre Elon Musk y Jeff Bezos, el origen de la polémica

El último enfrentamiento entre Elon Musk y Jeff Bezos se produce después de una feroz competencia entre las empresas de exploración espacial de ambos hombres por la adjudicación por parte de la NASA de un contrato de 2.890 millones de dólares a SpaceX para construir un programa de alunizaje, bautizado como Artemis.

La NASA había prometido inicialmente conceder varios contratos para el programa, pero luego cambió de opinión y adjudicó un único contrato a SpaceX en abril. Bezos y Blue Origin impugnaron la decisión ante la Oficina de Contabilidad del Gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, el gobierno estadounidense desestimó la demanda, argumentando que era «razonable» y que la NASA tenía derecho a elegir la adjudicación de un solo contrato. Blue Origin presentó entonces una demanda federal contra el gobierno de EE.UU. a principios de agosto, declarando: «Creemos firmemente que los problemas identificados en esta contratación y sus resultados deben ser abordados para restaurar la equidad, crear competencia y garantizar un retorno seguro a la Luna para Estados Unidos.»

LEA TAMBIÉN

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¿Qué piensas?