Bitcoin, ¿cuán alto es el riesgo de lavado de dinero? El fenómeno del criptoccrimen

Cryptocrimen: los problemas de reciclaje y extorsión causados por la gestión ilegal y maliciosa de la criptomoneda más importante, Bitcoin.

Bitcoin, ¿cuán alto es el riesgo de lavado de dinero? El fenómeno del criptoccrimen
Reciclaje-de-bitcoion

La fiebre del virus que ha tomado acciones y capital no ha salvado las valuaciones, vistas más como acciones que como activos de refugio seguro. El Bitcoin ha caído a 5 mil dólares, recuperándose con el uso de la tercera mitad histórica, la reducción a la mitad de las recompensas de sus mineros. Además, la emergencia, ciertamente, no ha tentado a la gran parte de la población que todavía no sabe cómo funciona la moneda virtual, para poner en el papel del buscador de oro, invirtiendo en un activo aparentemente impalpable. Tampoco detuvo el cryptocrimen, la gestión ilegal de Bitcoins.


Las desventajas de Bitcoin: Cryptocrimen

 

No es la ausencia de la tarjeta, siendo todas acostumbradas al cajero automático, ni el hecho de que sean tokens controlados por una empresa privada, siempre con valor y cuando haya un gran usuario que la dé libremente en virtud de una convención: el valor material de un folleto o un círculo metálico no es menor, si es virtual. Los obstáculos que deben desglosarse para convertirse en una doble moneda oficial, para cada efecto, ni siquiera son la desconfianza de la posibilidad exacta de estimar su prescindibilidad a largo plazo, ni la ineficacia como unidad de cuenta o no tener moneda de curso legal: bitcoins descuentan, desde el principio, una sospecha mucho más grave, que del blanqueo de dinero.

Sufren el «prejuicio», según algunos observadores, que representan el nuevo buque en el que el crimen organizado, incluso no informático, vierte los ingresos ilícitos del tráfico, los robos y los asesinatos para ponerlos de nuevo en círculos limpios, como se ha hecho hasta ahora con facturas falsas emitidas por empresas y fondos fantasma. La bidireccionalidad de Bitcoin realmente contempla la posibilidad de conversión con las principales monedas oficiales y cumple, si no una función de uso, al menos un intercambio. El uso para pagar entero la contratación pública está, en definitiva, a un paso.

Bitcoin y reciclaje

 

Como el experto en derecho penal, Gaspare Jucan Sicignano, explica en su libro Bitcoin y reciclaje, publicado en 2019 por Giappichelli, las herramientas para librar a este mercado financiero de las aguas sucias de la ciber-delincuencia estarían allí. Mientras tanto, bastaría con prorrogar la legislación contra el blanqueo de capitales, que ya está en vigor para las transferencias normales, que prevé auto-certificaciones y controles en las inversiones en políticas y operaciones. Posteriormente, podría mejorarse reduciendo, aún más, los límites y los umbrales de los importes.


También está el chaleco salvavidas del ‘blockchain’: la base de datos pública, accesible para cada operador, que almacena las rutas de transacción volviendo a trazarlas en «cadena». Por lo tanto, la naturaleza distribuida y el modelo cooperativo del registro abierto, hacen que las operaciones sean seguras, excepto que en todo momento existe la posibilidad de que la autoridad judicial intercepte cualquier criptograma, privacidad y anonimato, como es el caso de otros delitos cibernéticos investigados por el poder judicial.

El crimen relacionado a la «vida real» no es sólo reciclaje. El negocio del bitcoin puede ser un banco en Internet para otras prácticas queridas por las mafias en la vida real, como ‘extort’: el «encaje» se ha transferido durante mucho tiempo en línea, a cambio de la protección contra los ataques o la difusión de datos personales, hoy en día también se solicita Bitcoin. Es la mafia la dinámica con la que los piratas informáticos asaltaron los circuitos de los bancos en Grecia y Suiza en 2015 y recientemente en los Estados Unidos.

Por lo tanto, se corre el riesgo de atarse al terrorismo, como en febrero pasado con las dos cartas de bombas en los Países Bajos, donde un bombardero anónimo exigió un pago en Bitcoin para evitar futuras incursiones. En 2018 en Ucrania y en enero en Tailandia, los pagos se recaudaron en Bitcoin para liberar a los gerentes secuestrados, un cambio útil, por lo tanto, para secost. El aumento del volumen del negocio telemático, recursos y comunicaciones operados en la Red, ha hecho aún más glotón el plato para las mafias, a la que no se le escapa la noticia.

Chainálisis y Elellipético tienen en cuenta que la publicidad cometida por bitcoins es profana, alrededor del 1% de todas las transacciones. Sin embargo, eso es casi 300.000 al día y, contando las otras cripto-monedas, mueven casi 60 mil millones de dólares al año. Los datos de estas empresas de análisis se refieren, necesariamente, sólo a las estafas descubiertas por profesionales, obligados a entrenar y activar rápidamente muchos recursos para dedicar a este universo paralelo en expansión. El hecho es que en la fase 1 de la alarma Covid, el colapso del infra-mundo de la pequeña calle fue igualado por el auge de la tecnología de la información, especialmente hacia las herramientas utilizadas por los empleados de las empresas en el trabajo inteligente forzado. VMware informa de un aumento del 148% en los ataques ransom-ware de febrero a marzo de 2020, contra prestamistas e instituciones financieras a través de ‘phishing’ o de aplicaciones fraudulentas. Al igual que el de Android encontrado por DomainTools: tenía que proporcionar a aquellos que descargaron estadísticas de seguimiento en el Coronavirus y en su lugar dejó caer otro virus, capaz de robar también carteras cripto-moneda mediante la captura de pantallas no autorizadas y la recopilación de credenciales en dispositivos infectados. Esto también es crimen organizado, y ha levantado el muro de la desconfianza. La trazabilidad y la transparencia todavía no son suficientes para convencer a las autoridades centrales, y al público en general, de reconocer el dinero digital como un medio formal para reactivar el consumo.

¿Cómo resolver estos problemas?

 

Es urgente encontrar una uniformidad jurídica que la regule, al menos a nivel de la UE, sin salir de Wall Street y de la iniciativa de los Estados miembros individuales de hacerlo. Tenemos que adoptar un marco reglamentario estable y un programa de licencias comerciales que acerque a Occidente al modelo asiático. Sólo con reglas básicas claras, las empresas podrán participar de forma segura. También significa ordenamiento entre la infinidad de diferentes cripto-monedas que han explotado desde 2009 a raíz del Bitcoin, emitido con mayor capitalización y pequeñas diferencias técnicas con respecto al uso de la red, velocidades de procesamiento, e integración con los bancos: Ondulación, Estelar, Éter, Litecoin han interrumpido los canales de negociación institucional y la bolsa de valores, que digieren mal la cohabitación con su volatilidad, la incapacidad de los bienes y servicios de precios de acuerdo con su disponibilidad y su utilización, sujeto a posibles colapsos en 24 horas.

El corazón del mecanismo de oferta/valor, sigue siendo la confianza de los gobiernos y los inversores privados hacia la nueva fuente de riqueza representada por la moneda virtual. El reto es liberarlo de las sombras de las malas noticias y las noticias negras, disipar las dudas que lo rodean a través de leyes claras que desalientan a las mafias y un plan de comunicación que alinee a los ciudadanos.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¿Qué piensas?

Escrito por admin