El negocio que ayuda a salvar el mundo: el sueño de Sarah Paiji Yoo, CEO de Blueland

Los productos ecológicos o ecológicos a menudo se estereotipan como menos efectivos y más caros que sus contrapartes tradicionales

El negocio que ayuda a salvar el mundo el sueno de Sarah Paiji Yoo CEO de Blueland

La ceo de Blueland, Sarah Paiji Yoo, es un modelo para cualquier emprendedor que se propone salvar al planeta del flagelo de los microplásticos. Así es como Sarah Paiji Yoo logró crear su innovador negocio y hacer su sueño realidad.

El sueño de Sarah Paiji Yoo, CEO de Blueland: el negocio ecológico

El estadounidense promedio se deshace de alrededor de 200 libras de plástico al año y la CEO de Blueland, Sarah Paiji Yoo, se relaciona con el consumo de plástico.

La idea de Yoo para su marca de limpieza ecológica surgió durante su última licencia de maternidad. Estaba tratando de averiguar si era más saludable y seguro usar agua del grifo o agua embotellada para la leche de fórmula. Para su horror, Yoo descubrió que el agua embotellada también contenía microplásticos, las diminutas partículas de desechos plásticos que están contaminando las reservas de agua del planeta. Yoo sabía que tenía que haber una manera para que los consumidores redujeran fácilmente el uso de plástico.

La solución final fue Blueland, una línea de almohadillas de limpieza solubles que podrían reemplazar a los productos domésticos estadounidenses más comunes. La línea en expansión de productos de limpieza sin microplásticos de Blueland incluye un limpiador multisuperficie, un limpiador de vidrio, jabón para platos y jabón de manos.

Sea de mente abierta acerca de cómo lograr sus metas

Tras desarrollar su trabajo, el CEO de Blueland concedió una entrevista a través de la cual ofreció algunos consejos a emprendedores que esperan convertir sus pasiones en un negocio.

Es probable que vaya a través de diferentes productos o modelos de negocio antes de encontrar la mejor solución.

A menudo, los empresarios que quieren enfrentar grandes problemas se ven abrumados por todas las partes en movimiento. Para Yoo, resolver el problema de crear productos ecológicos fue emocionante porque podías comenzar de cualquier manera. Sabía que quería centrarse en un producto que ayudara a reducir el uso de plásticos de un solo uso.

Por lo tanto, Blueland inicialmente buscó diferentes métodos para llevar a cabo su misión, que era ofrecer a los consumidores una alternativa más ecológica a los productos de limpieza del hogar. Por ejemplo, ¿debería convertirse en una sociedad de ciencia de materiales y crear alternativas para el plástico y otros envases biodegradables? Pero Yoo y su equipo pronto se dieron cuenta de que muchas empresas ya habían estado desarrollando alternativas de plástico durante años.

Luego pensó en crear un producto de limpieza que requiriera a los consumidores llevar botellas de vidrio a farmacias como CVS para recargas. Pero se dieron cuenta de que sería demasiado inconveniente para el consumidor.

«Al principio, no era un producto en absoluto. Fuimos muy abiertos sobre dónde deberíamos haber empezado», dice Yoo.

Concéntrese en los segmentos donde los compradores están más abiertos a nuevas ideas

Hay algunas categorías de productos en las que es menos probable que los consumidores se conviertan. Yoo y su equipo aprendieron esta lección en los primeros días de Blueland.

«La pasta de dientes era un área de mi estilo de vida que realmente me molestaba. Los tubos de pasta de dientes no son reciclables. Son una mezcla de aluminio y plástico extremadamente duradero», dice Yoo.

Por lo tanto, la compañía pensó en la idea de una tableta de pasta de dientes o una pasta de dientes en polvo. Luego pidieron a familiares y amigos que probaran su pasta de dientes en tabletas durante siete días y dieran su opinión. Resultó que el 80% de sus amigos y familiares dijeron que no irían a las tabletas de pasta de dientes.

«Escuchamos el duro mensaje de que, claro, podría ser igual de efectivo, podría ser una gran experiencia una vez que comiences a cepillarte, pero realmente no me gusta la sensación de una tableta seca en la boca», dice yoo.

Los probadores también tenían miedo de cambiar de marcas de confianza como Colgate o Crest a una nueva marca, especialmente porque se trataba de cuidar sus dientes. Fue un punto de inflexión para Yoo y su equipo.

«Nos dimos cuenta de que había una serie de productos que tenían costos de cambio más altos y una serie de productos que tenían costos de cambio más bajos», dice Yoo. Si Blueland realmente quería maximizar el impacto ambiental de su producto, tenía que averiguar primero cuál era la categoría de productos en la que la gente estaba dispuesta a ser mucho más abierta. la respuesta? Productos de limpieza del hogar.

Evitar caer en estereotipos de producto, el éxito de Blueland

Los productos ecológicos o ecológicos a menudo se estereotipan como menos efectivos y más caros que sus contrapartes tradicionales. Yoo dice que sabía que para combatir esto, Blueland tenía que crear un producto a un precio que pudiera competir con las marcas comerciales.

Tomó alrededor de dos años para desarrollar una tableta de recarga que cuesta menos de $ 2. Actualmente, todas las tabletas de recarga de Blueland cuestan entre 1.50 y 2 dólares. Esto ha hecho que los productos Blueland sean atractivos para una amplia gama de consumidores, incluso para aquellos que no consideran que los productos ecológicos sean una prioridad.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¿Qué piensas?

Zell Capital el nuevo fondo para inversores privados la ultima aventura de Will Zell

Zell Capital, el nuevo fondo para inversores privados: la última aventura de Will Zell