Trabajo presencial, la importancia de volver a la oficina después del trabajo inteligente

La productividad en las empresas disminuyó. Volver a la oficina después de trabajar a distancia les traerá beneficios

volver a la oficina

La vuelta a la oficina es esencial para los trabajadores de todo el mundo, especialmente después de pasar casi dos años trabajando en empleos inteligentes.

Trabajo presencial, la importancia de volver a la oficina después del trabajo inteligente

El trabajo a distancia tomó por sorpresa a la mayoría de las empresas a principios de la década de 2020. Cada empresa ideó una forma única de satisfacer las expectativas y características del trabajo durante la pandemia, principalmente gracias a los avances tecnológicos y la innovación. Muchas empresas han seguido apoyando el trabajo a distancia porque creen que es una forma de aumentar la productividad y, al mismo tiempo, permitir un horario flexible para los empleados. Sin embargo, ¿el trabajo inteligente hace realmente que los empleados sean más productivos o es sólo una ilusión?

De hecho, la proliferación excesiva del trabajo inteligente podría tener un impacto negativo en la empresa y en el bienestar de los empleados. Por eso, volver a la oficina después de trabajar a distancia puede ser beneficioso.

Ventajas e inconvenientes del trabajo a distancia

Se calcula que 1 de cada 4 trabajadores estadounidenses seguirá trabajando a distancia hasta finales de 2021, y que un total del 22% de la población activa trabajará exclusivamente a distancia en 2025. La demanda de trabajo inteligente aumentó durante Covid-19, donde un porcentaje considerable de empleados experimentó el trabajo desde casa por primera vez.

Junto a esto, los trabajadores a distancia descubrieron algunos beneficios, como el ahorro de una media de 40 minutos al día de un desplazamiento diario y un ahorro medio mensual de 500 dólares por trabajar a distancia.

Aunque las estadísticas hacen que el trabajo a distancia parezca atractivo, hay muchas formas en las que el trabajo inteligente ha perjudicado a las empresas y a los profesionales, por lo que es importante volver a la oficina cuando se considere seguro hacerlo.

A este respecto, algunas de las desventajas del trabajo inteligente pueden resumirse como sigue.

Disminución de la colaboración en el trabajo a distancia

El trabajo a distancia ha provocado un descenso del 23% en la colaboración en equipo, lo que significa menos trabajo en equipo y desarrollo de los proyectos asignados. Esto puede ser especialmente perjudicial para los miembros más jóvenes del equipo, que no pueden trabajar estrechamente con el resto de sus compañeros y aprender las valiosas habilidades que necesitan para tener éxito y crecer en su sector. Además, con el trabajo inteligente, es imposible dirigirse directamente a una persona para hacerle preguntas y hay que limitarse a las reuniones por videoconferencia y a los chats.

Disminución de la productividad y aumento de las distracciones

Aunque el trabajo inteligente es especialmente apreciado porque se puede trabajar cuando y donde se quiera, a menudo hay momentos en los que los empleados se distraen. Muchas veces nuestra mente divaga. Puede ocurrir mientras se revisan los correos electrónicos, mientras se navega por la web con fines de «investigación» o mientras se realizan otras tareas. Por lo tanto, la productividad puede disminuir más cuando se trabaja a distancia que cuando se está en la oficina.

Además, cuando los empleados trabajan a distancia, tienden a perder la concentración y a distraerse más fácilmente. Por ejemplo, pueden distraerse con las tareas domésticas o los recados, lo que puede disminuir la productividad cuando se trabaja desde casa. En un entorno de oficina, todo el mundo puede concentrarse en la tarea que tiene entre manos en lugar de consumirse en cosas que no están relacionadas con su trabajo.

Falta de inspiración

Cuando estás rodeado de gente todo el día, todos los días, hay mucha inspiración que proviene de ese entorno. Sin embargo, cuando todo el mundo trabaja a distancia y no puede ver a sus compañeros o su entorno, puede ser fácil que los niveles de creatividad de los empleados bajen mientras trabajan sin ninguna influencia externa.

Falta de conciliación de la vida laboral y familiar

Trabajar a distancia puede provocar fácilmente un «exceso de trabajo» porque no hay forma de saber exactamente cuándo termina la jornada laboral. Sin nadie que lleve la cuenta, muchos empleados acaban trabajando más allá de su horario habitual sin darse cuenta de que deberían haber parado mucho antes. Esto crea una falta de equilibrio entre el trabajo y la vida privada, más estrés y más agotamiento entre los empleados.

Reducción de las relaciones con los compañeros y aislamiento

Trabajar a distancia también puede conducir a la falta de relaciones con los colegas, lo que es particularmente perjudicial para los gerentes que no tienen la oportunidad de desarrollar sus habilidades de liderazgo y crear vínculos más fuertes dentro de sus equipos. Las relaciones son difíciles de construir a través de la mensajería y el correo electrónico o a través del videochat.

Además, aunque el trabajo inteligente puede parecer una buena idea porque se tiene libertad para trabajar desde cualquier lugar, la falta de conexión humana puede hacer que los empleados se sientan aislados y solos. Esto es especialmente cierto para aquellos que no tienen familia o amigos en su zona con los que puedan pasar tiempo cuando no están trabajando. Estar aislado también hace que sea más fácil perder la concentración y sentir que no tiene sentido trabajar porque no puedes ver los resultados de tu duro trabajo.

La vuelta a la oficina y el futuro del trabajo inteligente

El trabajo a distancia puede seguir ofreciéndose en momentos de necesidad para permitir la flexibilidad de ir al médico, cuidar de un hijo enfermo o cualquier otra situación específica a la que puedan enfrentarse los empleados.

Por lo tanto, puede ser útil permitir a los empleados trabajar desde casa en días específicos de su elección o facilitar una política flexible de trabajo a distancia. Esto les da más libertad y control sobre su horario, a la vez que tienen la oportunidad de colaborar, aprender cosas nuevas y establecer relaciones más sólidas dentro de los equipos.

Sin embargo, volver a la oficina después de pasar meses en el trabajo inteligente es crucial tanto para las empresas como para los empleados. De hecho, es esencial no olvidar lo beneficiosa que puede ser la colaboración en la oficina. Al fin y al cabo, el intercambio de conocimientos entre equipos es crucial en cualquier empresa, para que todos tengan la oportunidad de aprender nuevas habilidades y desarrollar sus capacidades.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¿Qué piensas?