Hay un nuevo tipo de contaminación de la que preocuparse: los nanomateriales

Los nanotubos de carbono y otras partículas microscópicas son cada vez más parte de los bienes de consumo. También se encuentran en organismos a lo largo de la cadena alimentaria.

Hay un nuevo tipo de contaminación de la que preocuparse: los nanomateriales

La nanotecnología esta impulsando una nueva revolución industrial. El proceso de materiales de ingeniería a una escala increíblemente pequeña (un cabello humano es de unos 80.000 nanómetros de ancho) ha llevado a avances en todo, desde la electrónica hasta pinturas, los cosméticos y la ropa. Pero su pequeño tamaño también representa una amenaza como un nuevo tipo de contaminación: los nanomateriales pueden terminar fácilmente en el medio ambiente, entrar en organismos vivos y abrirse camino a través de la cadena alimentaria, según nuevas investigaciones.

Nanomateriales: ¿Qué son y por qué molestarse?

En un artículo publicado en la revista Nature Communications, los investigadores rastrearon nanomateriales, que pueden variar de 1 a 100 nanómetros de tamaño, a lo largo de la cadena alimentaria, comenzando por la identificación de nanomateriales en las algas, y luego siguiendo esos materiales a medida que avanzaban hacia el zooplancton que se comía el algas y luego peces que se comieron el zooplancton.

En cada paso, las nanopartículas cambiaban de tamaño y en las células y entrando en los órganos. Los peces, las nanopartículas se acumulan en el cerebro.

Fazel A. Monikh, autor principal de la investigación en la Universidad de Finlandia Oriental, no está exactamente seguro de por qué esas nanopartículas se acumulan en el cerebro del pez, pero dice que es preocupante, especialmente porque estos nanomateriales a menudo no figuran como ingredientes, o puede que no sepa que un producto los tiene. Y debido a que no existe una definición globalmente aceptada de lo que es nanomaterial, hace que sea difícil etiquetarlos o regularlos.

Estos nanomateriales que se abrieron paso en la cadena alimentaria son diferentes de los microplásticos, piezas de menos de cinco milímetros de longitud y nanoplásticos; fragmentos incluso más pequeños de menos de 0,001 milímetros.

Este tipo de contaminación ocurre cuando el plástico ingresa a un ambiente y se degrada en pedazos cada vez más pequeños. Los nanomateriales, sin embargo; son elementos que los humanos diseñan para que sean tan pequeños: nanotubos de carbono que son más fuertes que el acero pero más livianos que el aluminio, usados en pantallas táctiles y células solares; nanopartículas de dióxido de titanio que se utilizan en los filtros solares para ayudar a que el producto se mezcle con nuestra piel.

Regular las nanopartículas es difícil porque aún no existe una prueba lo suficientemente fuerte como para encontrarlas a escala. Medir la presencia de nanopartículas en masa, como hacemos para detectar sustancias químicas; no es suficiente, porque no tiene en cuenta su composición física y estructura.

Para su investigación, Monikh desarrolló un método para aislar y extraer nanopartículas del tejido de los organismos, lo que permitió a los investigadores contar y medir cada pieza de nanomaterial.

Las empresas se apresuran a incorporar esta tecnología en sus productos, pero no ha habido una comprensión de su riesgo; por lo que los marcos regulatorios están empezando a surgir ahora.

Se necesitará más trabajo para comprender qué daño potencial, si lo hay, representa el material. A continuación; él y su equipo investigarán más a fondo por qué y cómo se acumulan estas partículas en el cerebro de los peces y qué efectos podrían tener.

Espera que los responsables de la formulación de políticas también aborden este tema y comiencen a implementar regulaciones sobre el uso de nanomateriales; especialmente mientras esperamos aprender más sobre ellos.

«No podemos detener esta nueva revolución, nunca podemos luchar contra las empresas, pero lo que podemos hacer es diseñar materiales seguros; porque si sabemos cuáles son los efectos, podemos diseñarlos para que sean seguros», dice. «Tenemos que decir a las empresas: No tengas prisa, espera. Veamos cuál es el riesgo».

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¿Qué piensas?

Multimillonarios estadounidenses más generosos: quiénes son y cuánto donaron

Multimillonarios estadounidenses más generosos: quiénes son y cuánto donaron

Startup Coa quiere tratar la salud mental como la salud física

Startup Coa quiere tratar la salud mental como la salud física