Convertirse a «verde» es la única manera de reconstruir la economía post-Covid

La inversión en descarbonización y energía limpia podría ser la mejor manera de impulsar una recuperación económica sostenible después de la pandemia.

reconstruir la economía post covid
reconstruir-la-economía-post-covid.

A medida que el impacto económico del Covid-19 arrecia, todavía se necesita financiación de estímulo en los Estados Unidos y Europa, tanto para proporcionar alivio inmediato como para impulsar una recuperación económica que compense la recesión provocada por la pandemia. Sin embargo, la cuestión de cómo reconstruir la economía post-Covid se mantiene, sobre todo porque probablemente no sabremos durante años el alcance de la recesión ni el impacto económico completo del coronavirus. La inversión está en la descarbonización y la energía limpia -la que se está denunciando el estímulo verde- ofrece un camino convincente hacia adelante.

Promover la sostenibilidad para reconstruir la economía post-Covid

Los líderes electos tienen la responsabilidad de reconstruir la economía: también tienen una oportunidad única para promover un enfoque basado en la justicia que invierte en personas trabajadoras, construye comunidades fuertes y reduce la desigualdad, inversiones que se necesitan durante mucho tiempo para poner fin al declive de nuestra economía global. Pero el estímulo propuesto hasta ahora es una indicación, no sólo podríamos dejar de lado esta oportunidad, sino también poner en peligro cualquier esperanza de una recuperación plena.

En los Estados Unidos, la financiación de los incentivos parece ser neutral en materia de clima; la Ley CARES -el principal paquete de estímulo aprobado en respuesta a la pandemia del coronavirus- no parece beneficiar explícitamente a las empresas que utilizan energía limpia. Sin embargo, después de un intenso cabildeo por parte de defensores de combustibles fósiles, la Reserva Federal alivió las condiciones de elegibilidad para los programas de préstamos de emergencia de «Main Street» para facilitar que las compañías de petróleo y gas reciban préstamos y los usen sin restricciones.

Europa ha adoptado un enfoque mucho más ecológico de los estímulos económicos. Por ejemplo, la UE se ha comprometido a destinar el 25 % del paquete de recuperación económico propuesto -más de 188 000 millones EUR- a medidas de descarbonización, incluido el uso sostenible de la tierra. Varios países miembros de la UE también han diseñado paquetes nacionales de recuperación que proporcionan medidas adicionales de estímulo verde, incluidos 4.000 millones de euros para la reestructuración ecológica de la vivienda social en Dinamarca y 41.000 millones de euros para apoyar alternativas de transporte y energía con bajas emisiones de carbono en Alemania.

Por su parte, los Estados Unidos podrían reconocer este momento por lo que es y trabajar para crear paquetes de estímulo que aborden simultáneamente dos crisis existenciales: el Covid-19 y la crisis climática.

Sin embargo, también es poco probable que las inversiones verdes propuestas por Europa reduzcan las emisiones o re-alineen los mercados lo suficiente como para compensar la incertidumbre causada por el cambio climático o el coronavirus – tanto más cuanto que el gasto no climático supera el gasto climático al menos 3 a 1, incluso en los paquetes de recuperación más respetuosos con el clima. Además, sin políticas de apoyo sólidas -como las reformas de la financiación del clima y la inversión en comunidades marginadas-, es poco probable que las políticas de estímulo verde, propuestas que hasta ahora conducen sociedades más justas, no se lleven a cabo por no hablar de una recuperación económica otrabancia.

Los programas de estímulo verde tienen el poder de desencadenar un auge de la inversión privada, a medida que los cambios tecnológicos y las transformaciones del mercado fomentan nuevas inversiones productivas. Si se diseñan adecuadamente, las políticas de estímulo verde pueden ayudar a abordar las causas estructurales del colapso económico actual, evitando al mismo tiempo una crisis climática aún más grave. Nunca ha sido más oportuno, apropiado o posible hacer de los empleos verdes un motor de buenos empleos que proporcionen beneficios de salud, permisos familiares remunerados y un salario digno.

El cambio climático no es una crisis aguda como la del Covid-19, pero contiene las semillas de muchas otras crisis igualmente agudas y dañinas, incluidas las pandemias futuras que surgirán del cambio en el uso de la tierra. Para garantizar un futuro resiliente, necesitamos una acción audaz e inter-sectorial.

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¿Qué piensas?

jeff bezos decisioni amazon

Así es que Jeff Bezos toma las decisiones más importantes para Amazon