Google pierde el desafío judicial sobre la multa antimonopolio

El intento de Google de impugnar una multa antimonopolio de 2.800 millones de dólares por favorecer sus propios servicios de compras

bar ga699ea4a8 1280

El intento de Google de impugnar una multa antimonopolio de 2.800 millones de dólares por favorecer sus propios servicios de compras en los resultados de las búsquedas fue rechazado por el segundo tribunal más importante de Europa, lo que supone un espaldarazo a la campaña antimonopolio de la comisaria de Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager.

Google pierde el desafío judicial sobre la multa antimonopolio

La sentencia del Tribunal General de la UE confirmó que Alphabet, la empresa matriz de Google, había infringido las normas antimonopolio al favorecer sus propias herramientas de comparación de precios en detrimento de los rivales europeos más pequeños, y mantuvo la multa de 2.800 millones de dólares. Sin embargo, el tribunal de Luxemburgo rechazó la afirmación de los reguladores de que Google había distorsionado la competencia entre los motores de búsqueda.

«El Tribunal General desestima en gran medida el recurso de Google contra la decisión de la Comisión por la que se declara que Google abusó de su posición dominante al favorecer su propio servicio de comparación de precios frente a los servicios de comparación de precios de la competencia», dijo el Tribunal en un comunicado. Google aún puede recurrir la sentencia ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas.

El organismo europeo de control de la competencia

La Comisión Europea, máxima responsable de la defensa de la competencia en la UE, bajo la dirección de Margrethe Vestager, ha intentado en varias ocasiones poner en jaque a Alphabet y al dominio de otros gigantes de Silicon Valley en los últimos años. Actualmente, Google está luchando en los tribunales de la UE contra una multa de 5.000 millones de dólares, la mayor sanción antimonopolio de la historia de Bruselas, impuesta en 2018 por su control sobre el sistema operativo Android, y una multa de 1.700 millones de dólares en 2019 por incurrir supuestamente en «prácticas ilegales» para mantener su liderazgo en la publicidad online.

La sentencia de hoy supone un impulso para la campaña de Vestager después de que la Comisión Europea perdiera en julio de 2020 un proceso judicial sobre si el Gobierno irlandés incumplió las normas sobre ayudas estatales al conceder a Apple 15.000 millones de dólares en exenciones fiscales. El caso ha sido recurrido ante el máximo tribunal de la UE, pero podrían pasar años hasta que se produzca una sentencia definitiva.

Este revés se produjo poco después de que la unidad antimonopolio de Vestager abriera en junio una investigación sobre si Google favoreció su propia tecnología de publicidad en línea, como Google Ad Manager en YouTube, para expulsar a sus rivales europeos y a los editores. Esta investigación afectaría al corazón del negocio en el ámbito de la publicidad gráfica, pero las posibles sanciones que puede imponer la UE se ven reducidas por la magnitud de los recientes beneficios récord de Alphabet, pero una nueva ley podría reforzar la mano de Vestager.

La Ley de Mercados Digitales se presentó en diciembre de 2020 y se enfrenta a un largo camino hasta su aprobación por parte de los legisladores de la UE, pero clasificaría a empresas como Alphabet como «guardianes» y podría obligarles a vender unidades, o a no clasificar productos internos como Chrome por encima de sus rivales. La sentencia de hoy también supondrá un impulso para los rivales europeos de Google en materia de comparación de precios, como Kelkoo, que han presentado demandas multimillonarias por daños y perjuicios a raíz de la decisión de la Comisión Europea.

Una tormenta en ciernes

Alphabet, Apple, Facebook y Microsoft no sólo se enfrentan a los desafíos de Bruselas, el creciente rechazo internacional al dominio de las grandes empresas tecnológicas por parte de legisladores y reguladores antimonopolio amenaza con un mayor escrutinio a cada paso. El regulador antimonopolio de Australia ha pedido leyes para romper el cerrojo de Google sobre el mercado local de la publicidad en pantalla, mientras que la Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido, cada vez más activista, ha abierto una investigación sobre los cambios en el navegador Chrome de Alphabet.

Al otro lado del Atlántico, Alphabet se enfrenta a un trío de importantes demandas antimonopolio en Estados Unidos. En junio de 2020, el Departamento de Justicia se unió a 11 fiscales generales de estados republicanos para demandar a Google por sus tácticas para seguir siendo el motor de búsqueda de facto en muchos dispositivos y navegadores, mientras que en diciembre una coalición de 38 estados demandó a Google por afirmar que diseñó los resultados de búsqueda para favorecer sus propios servicios, mientras que una tercera demanda presentada también en diciembre afirma que Google y Facebook trabajaron juntos en la venta de publicidad.

Una pequeña victoria

Sin embargo, Google tiene un motivo de celebración después de que el Tribunal Supremo del Reino Unido bloqueara el miércoles una demanda colectiva que pedía 4.300 millones de dólares por daños y perjuicios, alegando que había rastreado ilegalmente los datos personales de unos 4 millones de usuarios de iPhone de Apple. La sentencia representa un revés para casos similares contra gigantes tecnológicos como TikTok y Facebook sobre el manejo de datos que están trabajando en los tribunales británicos.

LEA TAMBIÉN:

0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

¿Qué piensas?

elon musk<